Actualidad

Sabías que | 11 Apr, 2019

¿Qué pagas en la factura de la luz?


Mucho calor, poco viento y poca lluvia para generar energías renovables junto con otros factores provocan que vuelva a subir la factura de la luz. Esto se traduce en que los consumidores pagan más y buscan encontrar la fórmula para ahorrar. Pero para asesorar en el ahorro al cliente es necesario conocer qué pagamos en la factura de la luz.

Anualmente entre todos los consumidores pagamos más de 30.000 millones de euros (antes de impuestos) para retribuir las actividades del sector como son la generación, la distribución o el transporte.

De cada una de nuestras facturas:

  • 22% para retribución de las renovables
  • 22% para transporte y distribución
  • 10% corresponde al déficit de tarifa acumulado y los intereses de esta deuda.
  • 35% es el coste bruto de la generación de la electricidad que consumimos.
  • 10% correspondiente a operación del sistema
  • El 1% restante corresponde a otros conceptos como la retribución de los reguladores la CNMC, la compensación de los sobrecostes de generación en las Islas, la interrumpibilidad, pagos por capacidad.

 

 

Pero a todas estas cantidades hay que sumar los impuestos que conlleva esta actividad. Y es que existe un Impuesto Especial Eléctrico que es el 5,1132% pero también hay que sumarle el IVA del 21%. Todo ello supone más de 8.000 millones recaudados en impuestos al año a través de la factura de la luz.

¿Pero cómo se refleja esto en nuestra factura?

Para pagar todo esto en nuestra factura encontramos un término fijo relativo a la potencia máxima que podemos consumir en un instante, sin que nos salte el ICP o los plomos, y un término variable relativo a la energía total que consumimos durante el periodo de facturación.

Pero ¿cómo conseguir ahorrar en la factura? En ocasiones, nos olvidamos como consumidores de que el término fijo supone más del 40% de lo que pagamos en la factura de la luz. Por lo que si reducimos esta parte se reducirá sustancialmente lo que pagamos.

Para hacerlo, tendremos que observar si la potencia contratada es la adecuada y si no lo es podemos bajarla para pagar menos al mes. Pero si queremos contratar menos potencia y así, reducir nuestra factura eléctrica podemos adaptar nuestro consumo y no utilizar la lavadora, el microondas, la Play Station, el horno o el secador a la vez y de esa manera podemos contratar una potencia menor.

Pero se puede ahorrar también en el término variable, que supone el 60% de la factura. Y lo más lógico sería buscar el precio más bajo entre todas las ofertas de las comercializadoras. Pero no podemos olvidar que lo que pagamos en el término variable es un precio por una cantidad que consumimos. Por lo que, si nos fijamos solo en el precio, acabaremos pagando de más puesto que los precios siempre tienden a subir. Sin embargo, si nos centramos en bajar el consumo, cada kilovatio hora que ahorremos será ahorro para siempre.

Por estos motivos, la mejor alternativa es invertir en eficiencia energética (luces LED, climatización eficiente A+) y, así, ahorrar en la cantidad de electricidad que consumimos y reducir la parte de la ecuación que está en nuestras manos y no caer en los anuncios de descuentos en el precio de algunas comercializadoras que supone, como mucho un 5% de descuento, que a la larga puedes volver a pagar si aumentas el consumo o cuando finalice la oferta que te han hecho.

En Feníe Energía ayudamos a tus clientes a ahorrar tanto en su término fijo, optimizando su potencia, como en su término variable, facilitándote productos y servicios adaptados a cada caso para que tú se los instales y, cuando es necesario, se los puedas financiar en la propia factura a un plazo adecuado.

¡No te pierdas ninguna de nuestras noticias y publicaciones, síguenos también en Twitter, Facebook y LinkedIn!

#VerásLaEnergíaDeOtraManera #PuraEnergía #LaEnergíadeLaVuelta


  • Compartir
Back