Actualidad

Noticias | 10 Abr, 2019

¿Cómo usar el frigorífico para reducir el consumo de energía?


El frigorífico es el electrodoméstico que más consume de la casa, llegando ser un 20% de consumo energético general del hogar, debido a que su funcionamiento es continuado las 24 horas del día, durante 365 días del año. Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), se calcula que el gasto total anual de una familia en frigorífico podría ser de unos 300 euros. Por esta razón os queremos dar unos consejos para ahorrar energía utilizando el frigorífico de una manera más eficiente y colocando los alimentos en el lugar más adecuado acorde con la temperatura:

  • Programa las temperaturas adecuadas: La temperatura del frigorífico debe de estar en torno los 5ºC ya que es suficiente para mantener la viabilidad de los alimentos. El congelador no hace falta tenerlo por debajo de los -18ºC.

 

  • Coloca los alimentos en el lugar adecuado: Si quieres ahorrar energía debes usar correctamente las diferentes zonas de tu nevera. En la parte superior, es la menos fría, sobre los 8ºC, por lo que es ideal para productos ya cocinados y pasteles. En la parte intermedia que ronda de los 2 a 5ºC colocaremos los productos lácteos, embutidos y alimentos perecederos a corto plazo, como la carne y el pescado. Los compartimentos que suelen estar en los 8ºC colocaremos las frutas y las verduras. En la puerta colocaremos alimentos que no precisan de temperaturas demasiado bajas, ya que es la parte menos frio, y serán alimentos como leche, huevos, bebidas o salsa de tomate.

 

  • No es recomendable tenerlo demasiado vacío: Si lo tenemos vacío gasta más que si está lleno porque la cantidad de aire que puede entrar es menor, además que los alimentos retienen más el frío que el espacio libre.

 

  • Intenta no llenarlo en exceso: Si lo llenamos demasiado también gasta más debido a  que se dificulta la circulación del aire caliente hacia arriba y del frío hacia abajo, por lo que hay alimentos que requieren de más trabajo para enfriarse.

 

  • Descongela los alimentos en el refrigerador: Al meter los alimentos a descongelar en la nevera, ayudan a enfriar la nevera por dentro y así ahorramos trabajo al compresor.

 

  • No abras la puerta sin necesidad: Cada vez que lo haces sube la temperatura del interior, por lo que gastará nuevamente energía para recuperar la temperatura hasta un nivel óptimo.

 

  • Nunca introduzcas los alimentos recién cocinados en la nevera: Si acabamos de cocinar un alimento, hay que dejar que enfríe a temperatura ambiente, ya que sino calentará el ambiente interior de la nevera.

 

Estos trucos son una manera organizar tus alimentos en la nevera para consumir de una manera eficiente y, por tanto, ahorrar energía en casa y en la factura de electricidad. Además, recuerda que siempre has de tener en cuenta la etiqueta energética que han de tener tus electrodomésticos del hogar para ser eficientes.

¡No te pierdas ninguna de nuestras noticias y publicaciones, síguenos también en Twitter, Instagram Facebook y LinkedIn!

#VerásLaEnergíaDeOtraManera #PuraEnergía #LaEnergíadeLaVuelta


Categorías: Noticias

  • Compartir
Volver atrás